Compartelo con tus amigos!

No todos los matrimonios se pueden salvar, pero debes descubrir si el tuyo sí.

Sabemos que según las estadísticas desde hace 30 años el 50% de los matrimonios terminan en divorcio. Las tasas de divorcio varían con el nivel de educación, creencias religiosas y otros factores.

Cuando ocurre el divorcio, se traduce una serie de problemáticas tanto para los niños como para los adultos. Para los adultos, el divorcio es un tema muy estresante, y para algunos dolorosos, el decidir divorciarse no es fácil y genera que la persona entre en un grado de estrés. Para los niños es un tema fuerte puesto que genera peleas y esto afecta directamente al niño, y muchas veces sienten abandono, no aceptan que sus padres no van a estar más juntos y pueden sentirse culpables, sentir un gran grado de ira, entre otras graves situaciones.

Mientras que para muchas parejas el divorcio es la decisión más necesaria y saludable; otras desean resolver los problemas que le alejan de su pareja, desean reconstruir su matrimonio, desean continuar una vida juntos. Y muchas veces es necesario acudir a terapia de pareja, por el bien de ellos y por el bien de los niños (si hay). Estas son buenas razones para saber si es tu caso y el de tu pareja, necesitar ir a terapia:

LA COMUNICACIÓN SE HA CONVERTIDO EN NEGATIVA. Una vez que la comunicación se ha deteriorado, es difícil volverla a poner en buena marcha. Mala comunicación significa cualquier cosa que deje a la otra persona con ganas de retirarse, no seguir una conversación, deprimida, triste, insegura, ignorado. Eso incluye el tono de la conversión, no siempre es lo que se dice, sino cómo se dice. También puede ser cualquier comunicación que haga herir los sentimientos de la otra persona o la no verbal.

CUANDO UNO O AMBOS CONSIDERAN TENER O HAN TENIDO UNA AVENTURA CON OTRA.  Es una situación de la que no es fácil salir, pero tampoco es imposible, se necesita muchísimo trabajo para superarla. Se necesita el compromiso y voluntad para perdonar y seguir adelante.

CUANDO NO SIENTES COMPAÑÍA SINO QUE SOLO OCUPAN EL MISMO ESPACIO. Cuando las parejas se vuelven más como compañeros que una pareja casada, esto puede indicar una necesidad de asesoramiento. Esto no significa que si la pareja no está haciendo todo juntos están en problemas. Si hay una falta de comunicación, la conversación y la intimidad o cualesquiera otros elementos, la pareja siente que no son importantes y que sienten que sólo “coexisten”, esto puede ser una indicación de que un médico experto puede ayudar a resolver lo que falta y cómo recuperar.

CUANDO NO SABEN COMO RESOLVER SUS DIFERENCIAS. Cuando una pareja comienza a experimentar la discordia y que son conscientes de la discordia, sabiendo que es sólo la mitad de la batalla. Muchas veces dicen: “Sabemos lo que está mal, pero simplemente no saben cómo solucionarlo.”. Este es un momento perfecto para conseguir una tercera parte involucrada. Si una pareja se ha quedado atascado, un médico experto puede ser capaz de conseguir que se mueva en la dirección correcta.

CUANDO UNA PAREJA COMIENZA A ACTUAR SOBRE LOS SENTIMIENTOS NEGATIVOS. Cuando alguno de los dos cometió un error, pero la otra persona decidió aceptarlo y seguir juntos, pero ésta no ha perdonado del todo y empieza a actuar con rencor hacia su pareja y puede llegar a cometer el mismo error o tal vez uno peor para que la ora pueda sentir lo mismo que ella, es un factor que influye mucho en la ruptura de una relación, lo mejor es perdonar o abandonar.

CUANDO LA UNICA SOLUCION PARECE SER LA SEPARACION. Cuando una pareja no concuerda, es a menudo muy útil separarse. Pero no siempre sucede, el irse de casa a pasar una o varias noches fuera no es una solución para la relación. En lugar de ello, se refuerza la idea de que el tiempo de distancia es muy útil, a menudo conduce a un mayor número de ausencias. Cuando el compañero ausente regresa, el problema sigue ahí, pero se evita a menudo porque el tiempo ha pasado.

CUANDO UNA PAREJA DECIDE SEGUIR JUNTOS POR EL BIEN DE LOS NIÑOS. Muchas parejas creen que es bueno permanecer juntos por el bien de los niños, pero es un gran error, puesto que es muy perjudicial para los niños. Por el contrario, si la pareja es capaz de resolver la cuestión y avanzar hacia una relación positiva y saludable, esto puede ser la mejor decisión para todos los involucrados.

Recordemos que no todos los matrimonios son recuperables, en la terapia de parejas algunos descubren que es mejor separarse. Sin embargo, para aquellas relaciones que se pueden salvar, y para aquellas parejas dispuestas a comprometerse con el proceso, terapia de pareja puede ser capaz de recordar por qué se enamoraron y mantenerlos de esa manera.  La terapia va a funcionar mientras ambos estén dispuestos a salvar la relación, y sean honestos el uno con el otro

Compartelo con tus amigos!

Dejar un comentario