Compartelo con tus amigos!

Cada persona nace con la habilidad básica para perseverar. No importa cuán aplastado, o derrotado,  desmoralizado, cuando toda la esperanza parece haberse ido, hay, en la persona sana hay una llama pequeña, indistinguible, la de la esperanza.

Casi cada uno viene a un lugar en la vida, cuando continuar parece vano, hasta un poco ridículo, cuando parece dominado por un colchón sofocante de acontecimientos y situaciones, y desea sólo sentarse en medio del camino y dejar al mundo y todo en ello atrás, es cuando esta llama debe emerger en el fondo para sacar la verdadera fuerza interior.

Por tanto se sienta un rato. Pero entonces parece que la vibración del mundo se hace sentir en sus huesos. Bastante pronto, levanta su cabeza y comienza a mirar alrededor. Al ratito, toma un par de suspiros profundos, se pone despacio, dolorosamente sobre sus pies, bamboleos allí durante un minuto o dos, y luego comienza otra vez. A menudo como no, alrededor de la siguiente curva en el camino, encontrará la razón para seguir adelante. Y se estremecerá en el pensado cómo cerca vino a rendirse.

Su esperanza está en el movimiento y tiempo. Si no despierta y comienza a moverse otra vez, esta se para. Pero tiene este paseo natural para seguir circulando el camino. Mientras sigue dirigiéndose hacia lo que busca, lo que parecía  el final del mundo para él no será nada más que una pesadilla y una parte de la preparación tenía que tener para tener derecho al logro que su perseverancia ha traído.

Sólo piense en un agricultor que espera unas precipitaciones adecuadas durante la época de modo que pudiera vender sus productos de la granja en precios decentes y alimentar a su familia. Un estudiante que espera mejores grados cada año de modo que pueda hacer a sus padres orgullosos. Un padre que espera un mejor futuro para sus niños.

No importa qué rico o pobre eres, allí viene un tiempo donde cada uno tiene que afrontar fracasos en la vida. La única diferencia está en la cantidad de fracasos y cuantas veces te levantes de ellos. Siempre esté seguro pase lo que pase pasa porque por último todo se mejora. Debería tener el coraje para estar enfrente de ellos y avanzar con un plan. Pero sólo tener esperanzas sin la acción y esfuerzo no vale de nada.

Compartelo con tus amigos!

Dejar un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here