El arte egipcio es uno de los más comentados dentro de la cultura artística, sus grandes monumentos e impresionantes estructuras donde a veces es inevitable pensar de qué manera pudieron los egipcios realizar estas maravillas arquitectónicas y con qué elementos contaban para realizarlas, son avasallantes muestras de la naturaleza humana y su increíble poder.

Su particular arte caracterizado por la extravagancia de sus figuras utilizando relieves dándole vida a la cultura propia egipcia, con pinturas en papiros, tumbas, muros y templos se desarrollaban escenas típicas de la vida egipcia y mostraban a sus personajes con los hombros y ojos hacia el frente de la pintura pero el resto de su imagen de perfil a este tipo de pintura se le denomina canon de perfil para todos aquellos conocedores ampliamente del mundo artístico.

Una de las más impresionante obras egipcias son las pirámides, estos grandes  templos estructurados incluso matemáticamente para su perdurabilidad en el tiempo y la magnificencia. Los egipcios utilizaban estos templos como tumbas reales siendo esto un hecho religioso ya que significaba se había alcanzado el más alto nivel sacerdotal en la casta egipcia, estas grandes edificaciones eran solo para uso del faraón. No podemos dejar de lado las esculturas egipcias, realizadas sobre materiales como el granito y la diorita eran estatuas con figuras de reyes y dioses todas con una fuerte simetría en sus facciones e imágenes.

Sus historias con un contenido religioso bastante tenebroso marcan la principal característica del arte egipcio, así como el gigantismo notorio en sus avasallantes obras y la singular manera de dejar registro de su existencia y de las creencias y rituales propios de su sociedad por medio de la escritura sobre piedra conocida como jeroglíficos.

De entre las muchas corrientes artísticas y religiosas esta es una de las más extravagantes, pero así mismo una de las más increíbles obras artísticas del mundo, edificaciones que con miles de años se mantienen intactas, llenas de historia en todos sus muros así como estatuas diseñadas como veneración a los dioses a quienes representaban utilizando una visión rudimentaria del arte y la escritura por medio de piedra e imágenes que relatan rituales son parte de una cultura milenaria, la cual fue primordial para el desarrollo de la humanidad y a quien le debemos en gran parte la evolución del arte y de la sociedad en general.

Dejar respuesta